La flaqueza del NETchevique

Marcelino estaba en el bar, como cada jueves, para tomar una cerveza con sus amigos. De repente apareció Pepe, con la indignación inyectada en sus ojos.

P: ¡Han cerrado megaupload! ¡Cabrones!
M: Sí, lo acabo de leer en Twitter. Parece ser que ha sido el FBI, en una operación coordinada en varios países. Han detenido en Nueva Zelanda a los administradores y piden su extradición a los Estados Unidos
P: ¡Qué hijosdeputa! Esto es por la SOPA esta. Ya han empezado…
M: No Pepe, no es por la SOPA. La SOPA es de momento solo un proyecto. Da miedo, pero no es más que una iniciativa por el momento. Esto es una actuación diferente.

P: No se enteran…
M: ¿De qué?
P: De que la cultura tiene que ser libre. Que hay que acabar con tanta tontería y permitir que la gente descargue películas, libros y música gratis. La cultura es de todos. El mundo progresa si todo el mundo tiene acceso a ella.
M: ¿Y lo quieres imponer? ¿Quieres que sea obligado? ¡Tú eres un NETchevique, Pepe! Yo creo que cada autor tiene que tener el derecho a proteger sus creaciones, a pedir que otro no se lucre con los contenidos que él ha generado. Sin una protección básica, sería muy difícil que algunas obras hubieran visto la luz, porque no habrían sido rentables.
P: Joder Marcelino, que los tiempos han cambiado. Que ahora los artistas ganan más dinero con los conciertos. Parece mentira que me digas esto. Te tenía por un tipo actual y moderno.
M: Pepe, lo que yo digo es que el autor tiene que tener su derecho a decidir, ¿no? Si él escribe algo y no quiere que sea libre… ¿quiénes somos nosotros para obligarle?
P: Si le va a dar lo mismo… la gente lo va a copiar igual. Cerraron napster y nos cambiamos. Cerraron audiogalaxy y nos pasamos a eMule. Cierran Megaupload y seguiremos descargando contenido por torrents o por otros programas. ¡No les va a servir de nada! ¡Estamos en el siglo XXI!

M: En eso te doy la razón. El mundo ha cambiado. No tiene sentido querer poner puertas al campo porque no va a funcionar. Internet ha traído herramientas para poder compartir y por mucho que quieran, no van conseguir evitarlo.
P: ¡Ajá! Te he convencido.
M: No Pepe, lo que he dicho es que hay que proteger la propiedad intelectual, y que veo justo que quien genera contenido no quiera que un tercero se lucre con su esfuerzo, cumpliendo las leyes. Eso no tiene que ver con que también esté a favor de la cultura libre. Yo puedo elegir para mis textos una licencia como creative commons, y permitir que cualquiera pueda copiarla y distribuirla con pocas restricciones. Pero no soy nadie para imponer a otra persona la licencia que tiene que poner a lo que él ha creado. ¿Me explico?
P: ¡Pero si le va a dar igual! ¡Si lo vamos a copiar de todas las maneras!
M: Sí, claro. Por eso, los modelos de negocio relacionados están cambiando, y seguirán cambiando. Se adaptarán al mundo en el que vivimos, entenderán que tienen que reinventarse. Pero lo decidirán ellos: desde su libertad y respetando la ley. Eso, o desaparecerán por selección natural.

P: ¿Estás a favor entonces del cierre de megaupload?
M: No conozco el caso. Si es cierto que el negocio era ilegal, con la ley en la mano, y que los dueños habían montado todo ese tinglado para lucrarse de las descargas de películas y música, me parece lógico que les demanden por ello. Las películas y la música están protegidas por copyright.
P: Para el carro Marcelino, que ya sabes lo que dicen los jueces de las descargas y las páginas de enlaces.
M: Amigo Pepe, en España la copia privada es legal, efectivamente. Tampoco han condenado a ninguna de las páginas de enlaces. Pero no es legal lucrarse. Y en cualquier caso, no hablamos de España sino de otros países. Entiendo que si han montado un dispositivo tan grande y mediático, será porque lo tienen muy claro. Estoy seguro de que lo veremos en las noticias este fin de semana.

P: ¿Y qué crees que pasará con los archivos que estaban en los servidores de Megaupload? ¿Podremos recuperar los documentos que hemos colgado allí desde España? ¿Podrá acceder el FBI a mi información?
M: Dudo mucho que puedas recuperar los archivos. Me temo que el usuario tiene las de perder. La legislación americana es diferente de la europea, sobre todo en lo que a privacidad se refiere. Si vas a alojar datos profesionales o personales en Internet, te aconsejo que sea en un proveedor europeo. ¡Y que leas bien el contrato y la legislación vigente!

P: Al final no hemos hablado sobre la SOPA…
M: Otro día. Que se nos calienta la cerveza.

Imagen: The Bolshevik (Boris Mikhailovich Kustodiev)

Autor: Fermín Palacios

No encontré nada perfecto que no se pudiera mejorar. Busco preguntas. Pasión por el ecommerce y el marketing. Más en Acerca de Fermín. En twitter soy @fpalacios y tengo perfiles en facebook y en Google+.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *